La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

¿Se inspiró 'El viaje de Chihiro' en esta misteriosa ciudad de Taiwan?

Un fotógrafo nos cuenta su regreso a la ciudad encantada de Jiufen, encaramada en una montaña con vistas al mar.

Por Allie Yang
Publicado 7 jul 2022, 14:10 CEST
Callejones de Jiufen

Los callejones que se retuercen por la ladera de la montaña cobran vida con el resplandor de las linternas. Estas escenas surrealistas en Jiufen, Taiwán, parecen reflejar las de la película El viaje de Chihiro.

Fotografía de Mike Chen

Siempre me han atraído los lugares de ensueño. Como reportero gráfico apasionado por capturar experiencias y perspectivas únicas, se ha convertido en parte de mi trabajo perseguir escenarios que parecen vivir entre dos mundos, a caballo entre la realidad y la fantasía.

Con sus casas de té en los acantilados, sus calles empinadas repletas de vendedores de comida caliente y el brillo de los faroles rojos, Jiufen, en Taiwán, es uno de esos lugares encantadores. Al haberla visitado desde la infancia, conozco bien esta aldea de montaña junto al mar. Está a 90 minutos en autobús de donde nací, en la capital, Taipei. 

(Relacionado: ¿Puede la capital china del carbón transformarse en la meca de la energía solar?)

En el siglo XVII, durante la dinastía Qing, sólo vivían aquí nueve familias. Cuando el pueblo solicitaba envíos, pedían "nueve porciones", o "jiu fen" en chino.

Fotografía de Mike Chen

Atrapada entre un pasado tradicional y un presente bullicioso, Jiufen es una ciudad taiwanesa por excelencia. Sin embargo, algunos de sus rasgos más llamativos son los de sus antiguos colonizadores, a saber, los holandeses (en el siglo XVII) y los japoneses (a principios del siglo XX). Es un pequeño pueblo con delicias caseras, como las dulces y masticables bolas de taro, pero también tiene una mística mundana. Durante el día parece un puesto de avanzadilla aferrado a la ladera de la montaña y es un paraíso tropical bañado por la luz del sol. Por la noche, la sensación es diferente: el pueblo adquiere un encanto más oscuro, como si uno pudiera encontrarse con espíritus que merodean en busca de un bocadillo nocturno.

Con el desarrollo de las minas de oro a finales del siglo XIX, la relativamente tranquila Jiufen se convirtió en un pueblo bullicioso durante la ocupación japonesa, que duró hasta 1945. Se pueden encontrar recuerdos de esa época en las posadas de estilo tradicional y otros edificios de la ciudad. Entre el exuberante follaje que cuelga de las estructuras apiladas en la montaña, busque las kawara, tejas tradicionales japonesas, que adornan los icónicos tejados curvos y alargados.

 

Los visitantes exploran los túneles subterráneos, vestigios de la fiebre del oro de la época japonesa de Jiufen.

Fotografía de Mike Chen

El cineasta japonés Hayao Miyakazi niega que Jiufen haya sido una inspiración, pero muchos han establecido una conexión entre el sorprendente aspecto de la ciudad y su parecido con los escenarios de la película de 2001 El viaje de Chihiro.

Esta película de animación, ganadora de un Oscar, cuenta la historia de Chihiro, una niña de 10 años que queda atrapada en el mundo de los espíritus y tiene que salvar a sus padres de una terrible maldición. Por el camino, entabla amistad con espíritus de animales, sirvientas de la casa de baños, el hombre de la caldera y sus duendecillos de hollín, el enigmático Sin Rostro y otros, que la ayudan en su búsqueda a través de un fascinante paisaje onírico.

La Casa del Té Shu-ku de Jiufen ofrece aperitivos como galletas, ciruelas, huevos de té, frutos secos y, por supuesto, una amplia variedad de tés clasificados por períodos de fermentación.

Fotografía de Mike Chen

Chihiro hace un trato para trabajar en la imponente casa de baños roja para rescatar a sus padres, pero como resultado, casi olvida su nombre después de que se le asigne un apodo falso y acortado. Un destino similar le ocurrió a su amigo Haku. El espíritu enmascarado Sin Rostro no puede hablar a menos que adopte los rasgos de los espíritus que consume. Estos son sólo algunos de los momentos en los que la identidad y la pertenencia cobran protagonismo en la película.

Aunque este tipo de temas se viven en todo el mundo, es lógico que la película tenga tanta repercusión en Occidente, especialmente en Estados Unidos, un país de inmigrantes. El viaje de Chihiro y toda la obra de Miyazaki ocupan un lugar especial en mi corazón.

Tenía tres años cuando nuestra familia se trasladó de Taiwán a Toronto y luego a California. Hoy digo que soy taiwanés-estadounidense, aunque, como muchos otros, a menudo siento que soy demasiado estadounidense para llamarme taiwanés, y demasiado taiwanés para llamarme estadounidense.

Siempre que podíamos, nuestra familia hacía viajes a Taiwán para visitar a mis abuelos, la raíz de nuestra familia que se quedó en Taipei, y se reunía con tías, tíos y primos. Jiufen era una de las paradas favoritas que se convirtió en un pilar de la colección de momentos especiales de Taiwán: leer cómics con el abuelo en la biblioteca, acompañarle en su paseo de las 5 de la mañana por el parque, y la abuela aparentemente siempre limpiando la cocina.

Los visitantes recorren los brumosos callejones junto a la emblemática Casa del Té Amei de Jiufen, un gran edificio que se asemeja a la casa de baños de El viaje de Chihiro.

Fotografía de Mike Chen

Mi hermana y yo sentíamos que la brecha cultural se profundizaba a medida que crecíamos, pero la comida unía a nuestra familia y creaba recuerdos duraderos. Uno de los favoritos de mi hermana y mío era el clásico té con leche de perlas que se vendía en los puestos de la calle y en los locales de mala muerte. Íbamos de excursión a por un helado con el abuelo. Yo les pedía constantemente a mis padres que nos dieran niu rou mien, sopa de fideos con carne, un alimento básico nacional. Nuestra familia se unía en torno a la leche de soja y el fan tuan, un rollo de arroz glutinoso envuelto en you tiao, una masa frita, verduras en conserva y algodón de cerdo.

Muchos de estos platos bien conocidos se pueden encontrar en la calle Vieja de Jiufen, uno de los mercados nocturnos más emblemáticos del país. Aunque los deliciosos tentempiés atraen a multitudes durante todo el día, la calle cobra vida cuando se pone el sol, como en la escena inicial de El viaje de Chihiro, cuando Chihiro y sus padres se encuentran con colas de puestos de comida repletos de fideos frescos y carne asada. En la película, al igual que en la vida real, el vapor caliente se mezcla con los farolillos que iluminan cada puesto.

(Relacionado: Cómo la cultura de la comida callejera de Singapur, en peligro de extinción, obtuvo el reconocimiento internacional).

A lo largo de la serpenteante Old Street, aguarda una oferta igualmente extravagante. Los visitantes pueden encontrar pescado frito, bolitas de boniato y taro hechas a mano en almíbar, salchichas taiwanesas en brochetas, rollos de helado de cacahuete, albóndigas de cerdo al vapor envueltas en arroz dulce y un sinfín de ofertas de sopa de fideos.

La Casa de Té Amei, que originalmente era una herrería, muestra la arquitectura de influencia japonesa de la ciudad.

Fotografía de Mike Chen

En la cima de la ciudad, la luz dorada que sale de la gran casa de té Amei corona Jiufen. Esta institución centenaria ocupa una herrería reutilizada y es quizás el vínculo más fuerte de la ciudad con El viaje de Chihiro. La ornamentada arquitectura japonesa del edificio guarda un gran parecido con la casa de baños de la película, escenario principal de la misma, donde los espíritus acuden a relajarse y donde Chihiro encuentra trabajo.

La casa de té Amei ofrece pequeños dulces, como pasteles de frijol mungo, con una experiencia de té tradicional, un maridaje delicioso que se ve mejorado por las amplias vistas del Mar de China Meridional. Muchas casas de té tradicionales más pequeñas salpican el acantilado, ofreciendo vistas similares y una amplia selección de tés locales.

Para muchos, las películas de Miyazaki son como un cálido abrazo, y mi regreso a Jiufen fue igual. Muchas cosas han cambiado desde la última vez que estuve aquí: una pandemia catastrófica, el fallecimiento de mi abuela, mi nueva carrera de fotógrafo y un nuevo cuestionamiento de lo que significa ser asiático-estadounidense. A pesar de todo lo que ha cambiado, este pueblo de montaña ha conservado todo su encanto y me ha recordado la comida, los momentos y las personas que me arraigan.

Mike Kai Chen es un fotógrafo documentalista estadounidense de origen taiwanés afincado en San Francisco. Puedes encontrarlo en Instagram.

Allie Yang es editora de viajes en National Geographic. Puedes encontrarla en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Podrán los secretos de la isla de Kárpatos atraer al turismo sostenible?
Viaje y Aventuras
La icónica pero amenazada comida callejera de Singapur, Patrimonio Inmaterial de la Unesco
Viaje y Aventuras
Diez formas de saciar tu sed de viajar desde casa
Viaje y Aventuras
¿Por qué tienen estos platos nombres de lugares?
Viaje y Aventuras
Fotografías hipnóticas de Vietnam desde el cielo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved