Viaje y Aventuras

Descubren en Alemania una ciudad vikinga perdida

Por Redacción National Geographic

18 de julio de 2012

Una ciudad del siglo VIII descubierta en el norte de Alemania podría ser el primer asentamiento vikingo conocido de la historia.

Las excavaciones de Füsing cerca de la frontera danesa, relacionan el lugar con la ciudad vikinga de Sliasthorp, mencionada por primera vez en el año 804 por los cronistas reales de Carlomagno, rey de los francos.

Hasta ahora se desconocía la ubicación de Sliasthorp, ciudad que sirvió de base militar a los  primeros reyes escandinavos, como confirma el director de las excavaciones Andres Dobat, de la Universidad de Aarhus (Dinamarca).

Según el equipo, aunque no se llegara a confirmar que efectivamente se trata de la ciudad de Sliasthorp, es evidente que el hallazgo proporciona información muy valiosa sobre organización militar y planificación urbana de la temprana era vikinga.

Desde que comenzaran las excavaciones en 2010 se han descubierto cerca de 30 edificios, aunque las fotografías aéreas y los estudios geomagnéticos indican que en total habría unos 200.

El más importante es una casa que mide más de 30 metros de largo y 9 de ancho.

Al parecer, los restos calcinados del edificio fueron testigo de un violento ataque: se han encontrado puntas de flecha entre los muros carbonizados, que sugieren que en algún momento prendieron fuego a la casa.

Igualmente, encontraron abrojos, armas formadas por púas de hierro que se colocan en el suelo para que las pise el enemigo, en la entrada del edificio.

«Es posible que los atacantes los dejaran ahí para que se los encontraran los que trataran de huir del fuego», señala Dobat.

También encontraron joyas, cuentas de cristal y monedas de plata.

Importancia militar

La ciudad data del mismo periodo que la fortificación cercana conocida como Dannevirke, una línea defensiva de 30 kilómetros de largo que construyeron los daneses hacia el año 700.

«Es evidente, por su relación con Dannevirke, que la ciudad recién descubierta también tenía gran importancia militar», afirma Dobat.

Según los textos de 804, la ciudad de Sliasthorp fue utilizada como base por el rey vikingo Godofredo, que restableció y mejoró la línea defensiva de Dannevirke hacia el año 800 debido a la amenaza del Imperio Franco.

«Coincide exactamente con la aparición de Escandinavia en los textos francos», señala Dobat.

Aunque la ciudad no estaba fortificada, se encontraba rodeada por agua y pantanos, por lo que el acceso solamente era posible a través de un estrecho puente.

Según Dobat, las pequeñas casas de madera y barro de la ciudad debieron servir como alojamiento a los guerreros vikingos.

«La ciudad parecía en determinados momentos un verdadero fuerte», como cuando tuvieron que defender Dannevirke.

Del mismo modo, la ciudad pudo acoger a los trabajadores que colaboraron en la construcción de la fortificación de Dannevirke.

«Fue una gran construcción que requirió una gran inversión humana», añade Dobat.

Centro vikingo

El equipo de arqueólogos cree que los reyes vikingos controlaban desde la ciudad el comercio y el acceso a la región.

Hedeby, una ciudad que fue centro comercial en el periodo vikingo, se encontraba sólo a 4 kilómetros de distancia. Mientras que Füsing es de estilo escandinavo, los edificios de Hedeby son más bien de tipo alemán y eslavo.

«Los comerciantes y artesanos estaban en un sitio, mientras que la élite escandinava se encontraba a pocos kilómetros», explica Dobat.

Es muy probable que la estratégica ubicación de Füsing hiciera que los comerciantes necesitaran autorización de los jefes vikingos para llegar a Hedeby.

Las excavaciones «nos ofrecen nuevas perspectivas sobre las características de estas primeras comunidades urbanas», comenta Dobat.

Mads Dengsø Jessen, del Museo Nacional de Dinamarca, en Copenhague, añade que los nuevos hallazgos son importantes a la hora de comprender el desarrollo de los centros comerciales del periodo vikingo como Hedeby.

«Antes de las excavaciones no sabíamos cómo eran estas ciudades », afirma Jessen, que no forma parte del equipo.

Füsing es la muestra de que «había un asentamiento antes de que los centros comerciales adquirieran importancia», añade.

«Los jefes locales controlaban la zona. Seguramente los comerciantes tenían que pagarles algún tipo de impuesto o tasa».

En cuanto a que el lugar recién descubierto sea efectivamente Sliasthorp, Jessen afirma que hay que ser prudente, aunque reconoce que «es el mejor candidato que tenemos de momento».

James Owen

Seguir leyendo