Viaje y Aventuras

El top 10 mundial de platos nacionales

La mayoría de países tiene un plato favorito o nacional. Populares entre los visitantes y parte de la identidad de cada país, son una experiencia gastronómica necesaria para todo turista.

Por National Geographic

Extracto del libro de National Geographic Food Journeys of a Lifetime

Hamburguesas, Estados Unidos

Aunque se disputan sus orígenes, no hay nada escrito sobre el nacimiento de este plato clásico. Los aderezos y acompañamientos varían en cada región, pero la versión original de este plato podría encontrarse en Louis Lunch, en New Haven, Connecticut. Este restaurante ha estado sirviendo hamburguesas desde 1900 y afirma ser el lugar más antiguo de este típico bocadillo en Estados Unidos. Planificación: Louis Lunch está abierto casi todos los días a la hora del almuerzo y algunos días hasta primera horas de la mañana.

Akí y bacalao, Jamaica

A pesar de orígenes del akí como alimento para los esclavos jamaicanos, el país ya se ha encargado de reclamarlo como plato nacional. Un producto nutritivo con sabor a mantequilla de nueces, el akí se parece a los huevos revueltos cuando se hierve. Los jamaicanos saltean el akí hervido con bacalao en salazón, cebolla y tomate. A veces el plato se sirve encima de bammys (tortas de yuca frita) con plátanos fritos. Planificación: Jake, en Treasure Beach, es conocido por su akí con bacalao y también ofrece clases de cocina.

Coo-Coo con peces voladores, Barbados

El coo-coo es una polenta de harina de maíz y papilla de quimbombó que supone el maridaje perfecto para los peces voladores. Estos se cocinan con zumo de limón, especias y verduras, o se fríen y se sirven con una salsa picante. Planificación: Podrás degustar este plato en el restaurante The Flying Fish, con vistas a la bahía de San Lorenzo, lugar que dice ser hogar del plato nacional de Barbados.

Bulgogi, Corea

La carne bulgogi (carne de fuego) es un plato consistente en tiras de ternera marinadas en una mezcla de salsa de soja, aceite de sésamo, ajo, cebolla, jengibre, azúcar y vino, que posteriormente se cocinan a la parrilla. A menudo se come envuelto en lechuga o espinacas y se acompaña de kimchi (encurtidos vegetales fermentados). Muchos restaurantes coreanos tienen barbacoas en miniatura incrustadas en las mesas donde los comensales pueden cocinar la carne. Planificación: La cadena de restaurantes Byeokje Galbi, en Seúl, es el lugar perfecto para degustar este suculento plato.

Kibbeh, Líbano/Siria

Para poder degustar un buen menú libanés, hay que tener como punto de partida los mezes (aperitivos). El Kibbeh, es una mezcla del bulgur y carne picada de cordero con condimentos, siendo un componente esencial de los mezes. Habitualmente se toma frito o al horno, cocido o relleno, pero también se puede tomar crudo. Planificación: Aleppans, en el norte de Siria, es el lugar más innovador para probar el Kibbeh, ya que lo condimentan con ingredientes como zumo de granada o de cereza.

Gulash, Hungría

El Gulyás -que significa pastor en húngaro-, se convirtió en el plato nacional a finales del siglo XIX, cuando los húngaros buscaban símbolos de identidad nacional para distinguirse del resto del Imperio austrohúngaro. Se trata de un guiso de estofado de carne rellena de verduras, cebollas y especias. Obtiene su sabor debido a que la carne -que suele ser jarrete de ternera u otros cortes igualmente sabrosos- está cocinada a fuego lento con pimentón. Planificación: Para una versión más ligera, prueba la gulyásleves  (sopa de Goulash).

Wiener Schnitzel, Austria

Elaborado con los mejores ingredientes y servido fresco, el escalope vienés es un simple plato de chuletas de ternera rebozadas y fritas es el embajador de la comida austriaca, a pesar de ser un producto de origen italiano. Los austriacos comen el Wiener Schnitzel adornado con rodajas de limón y perejil, junto con ensalada de patatas. Planificación: En el Café Landtmann de Viena, que se ha convertido en toda una institución de la ciudad desde 1873, se sirve la auténtica versión del plato, así como una dosis de historia y glamour: Sigmund Freud, Marlene Dietrich y Paul McCartney han estado entre sus clientes más famosos.

Pot-au-Feu, Francia

Originalmente se trata de un plato rústico que se preparaba continuamente durante el invierno con los añadidos necesarios. Se trata de un plato caliente y aromático que consiste en un guiso de carne, tubérculos y especias. Tradicionalmente, los cocineros cuelan el caldo y lo sirven por separado de la carne. Planificación: en el centro de París, Le Pot au Feu en el número 59 del Boulevard Pasteur (metro: Pasteur) está especializado en el plato homónimo.

Rosbif y Yorkshire pudding, Inglaterra

A pesar de que la cocina inglesa es cada vez más cosmopolita, este plato mantiene su esencia como comida del domingo, siendo un símbolo nacional. Recibe el nombre de el condado homónimo de Inglaterra, Yorkshire, y en un principio existía una versión sin carne creada para la gente que no podía permitírsela. Hoy en día, las dos versiones se comen generalmente juntas con patatas asadas bañadas en salsa de verduras y salsa de rábano picante. Planificación: Pruébalo el tradicional restaurante de Londres, London's Rules, fundado en 1798, o en los numerosos pubs del país.

Estofado irlandés, Irlanda

Originalmente consistía en un caldo espeso de cordero cocido a fuego lento con cebollas, patatas y perejil. El estofado irlandés de hoy en día incorpora otras verduras, como zanahorias, y muchos cocineros preparan el cordero antes que lo demás. Es un elemento básico de los pubs irlandeses de todo el mundo. Planificación: Un buen lugar en Dublín para disfrutar del estofado irlandés y de otras comidas tradicionales es Shebeen Chic, en la calle George.