Viaje y Aventuras

Tanzania

Por Redacción National Geographic

7 de octubre de 2010

Tanzania, el país más extenso de África oriental, comprende en su territorio las llamadas islas de las especias (Zanzíbar, Pemba y Mafia) y la cima más alta de África, el Kilimanjaro, de 5.895 metros de altitud. El Kilimanjaro es un volcán inactivo cubierto de nieve, pese a encontrarse cerca del Ecuador. La población de origen africano se compone de más de 120 grupos étnicos.

Tanganica, un protectorado de las Naciones Unidas bajo control británico, obtuvo la independencia en 1961 y Zanzíbar, protectorado británico con población mayoritariamente árabe, en 1963. Ambos países se unieron en 1964 para formar la actual Tanzania. Hasta su dimisión en 1985, el líder de la independencia Julius K. Nyerere dirigió al país durante dos décadas de régimen socialista adaptado a las políticas del ujamaa, basadas en explotaciones agrarias familiares. La reforma constitucional  de 1992 dio paso a un sistema multipartidista.

Prácticamente un 80 por ciento de la población vive de la pesca y la agricultura de subsistencia. La cría de animales se ve dificultada por la mosca tsetsé, una plaga en muchas zonas del país. El deterioro de las infraestructuras viales y ferroviarias y el alto coste de la energía constituyen graves problemas. El cráter Ngorongoro y el Parque Nacional del Serengueti son lugares ricos en flora y fauna salvajes, aunque varias de las especies que los habitan se hallan en peligro de extinción. El turismo sigue siendo una importante fuente de ingresos. Dar es Salaam es la capital administrativa del país, aunque Dodoma, que ha sido designada como futura capital, alberga la sede del poder legislativo.

ECONOMÍA

•    Industria: Transformación de productos agrícolas (azúcar, cerveza, cigarrillos, cordel de sisal), minas de oro y diamantes, refinado de petróleo

•    Agricultura: Café, sisal, té, algodón, ganado

•    Exportaciones: Oro, café, anacardos, productos manufacturados, algodón

—Texto de Gran Atlas del Mundo National Geographic

Seguir leyendo