Viajes

Viajes por carretera: los parques nacionales Banff y Jasper, en Canadá

Considerados la joya de la corona de Canadá, el viaje a través de los Parques Nacionales de Banff y Jasper combinan las vistas estimulantes de bosques, peñascos y glaciares.

Por Thomas Schmidt

Comenzando en el borde de las Grandes Praderas y subiendo a través del incomparable escenario de montañas de los Parques Nacionales de Banff y Jasper, este glorioso viaje -una de las joyas de la corona del oeste de Canadá- combina las vistas estimulantes de bosques, peñascos y glaciares.

Resumen

La ruta empieza cerca de Calgary, a 135 kilómetros del límite de Banff, después recorre 58 kilómetros hacia el noroeste, hacia el corazón de Banff, a Lake Louise. Durante 232 kilómetros la ruta sigue la carretera de los campos de hielo, una de las carreteras más impresionantes del mundo, más allá del norte de Jasper. A lo largo del camino, vemos alces, osos y otras criaturas salvajes. Paramos para hacer excursiones guiadas, recorrer edificios históricos o asistimos a una charla alrededor del fuego.

Comienzo en Cochrane

Desde Calgary, seguimos la carretera 1A del noroeste hacia Cochrane, una vieja ciudad ganadera a los pies de las Rocosas ahora convertida en ciudad dormitorio de Calgary. Queda algo del tiempo de los cowboys en el “Cochrane Ranche Historic Site” (en el cruce de las carreteras 22 y 1A; teléfono: +1 (403) 932 4705), la sede del primer gran rancho de Alberta -de 44111 hectáreas- fundado en 1881 y que terminó fracasando. Por supuesto, otros prosperaron, y un mural y una estatua de bronce en el lugar celebran ambas cosas: los fracasos y los triunfos.

Entrada en el Parque Nacional de Banff

Hacia el Oeste, la carretera 1A se abre el Parque Nacional de Banff (primer parque nacional de Canadá fundado en 1885, tel. +1 (403) 762 1550; 9,80 dólares) a través de las estribaciones de la pradera, subiendo a lo largo del río Bow hacia la transcanadiense 1 y en el interior del bosque y los grandes valles interiores. Extendiéndose aproximadamente unos 480 kilómetros a lo largo de las crestas escarpadas de las Rocosas Canadienses, Banff y el contiguo Parque Nacional de Jasper ocupan una gran maraña de grandes picos maltratados por glaciares y cubiertos por los grandes campos de hielo del sur de Alaska. El agua que se descongela resuena desde las alturas, se acumula en los lagos alpinos y discurre rápidamente por agitados ríos a través de valles en forma de U y de paredes boscosas. Es un paisaje asombroso que te agranda el corazón, rico en fauna, surcado por rutas de senderismo y atravesado por el sistema de carreteras más espectacular de las Rocosas.

Río Bow

Una ciudad ferroviaria durante la década de 1880 y destino turístico desde el principio, Banff descansa a lo largo del río Bow en un extenso valle coronado por picos boscosos que empequeñece la aglomeración de hoteles, restaurantes y tiendas. La espesura de los árboles de hoja perenne, las aguas rápidas del Bow y la cantidad de vías para bicicletas, lugares para hacer picnics y senderos disminuyen el tráfico y ayudan a que Banff evite el ambiente de feria, que puede echar a perder las vías de acceso a los parques nacionales.

Museo Whyte

Para conocer un rápido resumen de la historia humana de Banff, visita el museo Whyte de las Rocosas Canadienses (Bear Street 111; +1 (403) 762 2291; entrada por 6 dólares), que tiende un puente de 10000 años entre aquellos que cazaban ovejas gigantes de las montañas con lanzas de pedernal durante el Pleistoceno y los caballeros victorianos que subían los mismos picos con chalecos y corbatas. Cerca, el museo de historia natural más antiguo del oeste de Canadá, el rústico Banff Park Museum de 1903 (Banff Avenue, 91; tel. +1 (403) 762 1558) sigue siendo fiel a su época con especímenes disecados de alces, osos, bisontes, zorros y docenas de aves que se muestran en vitrinas elegantes.

Museos de Banff y espacios naturales

Al otro lado del río se levanta el edificio administrativo del parque, una fachada de piedra noble, que recuerda a una antigua casa de campo inglesa rodeada de pastos, grutas y jardines en terrazas. Mientras estás en la zona, para en el Buffalo Nations Luxton Museum (Birch Avenue, 1; tel. +1 (403) 762 2388; de pago) para admirar el trabajo artesanal de varios pueblos nativos. A continuación, sigue por Cave Avenue West a través del bosque hasta el lugar de nacimiento del sistema del parque nacional de Canadá, Cave and Basin National Historic Site (tel. +1 (403) 762 1566; de pago), donde dos fuentes termales salen a la superficie. Una en el interior de la cueva, la otra aparece en la ladera, pero ambas están en un complejo de baños de piedra nativa restaurado que data de 1914. Sumérgete en la cueva a través de un túnel, con su amplia piscina de agua clara sulfurosa. Admira las vistas que refleja el agua y mira con atención las aguas coloridas de la poza. Las exposiciones explican cómo este lugar cautivador dio lugar a la creación de Banff.

Upper Hot Springs

Ya que no se permite nadar en Cave and Basin, sigue Mountain Avenue hasta Upper Hot Springs (tel. +1 (403) 762 1515; de pago), donde hay una casa de baños histórica de piedra, y una piscina al aire libre que da hacia los bloques grises inclinados del monte Roundle. Cerca, el teleférico de la montaña Sulfur (tel. +1 (403) 762 2523; llamar para horarios y tarifas) asciende 698 metros verticales hasta el restaurante de la cima, con vistas a unos senderos y paisajes alpinos que te dejarán cao.

Hotel Fairmont Banff Springs

De regreso a Banff, sigue Banff Avenue a través del río hasta Spray Avenue, entonces conduce calle arriba hasta el Hotel Fairmont Banff Springs de 1928 (Spray Avenue, 405; tel. +1 (403) 762 2211; tasa por visita, se ofrecen a diario en verano excepto los domingos). Coge un mapa en el vestíbulo y recorre este colosal palacio de piedra rústico, elegante y algo medieval. En 1941 una semana en una habitación con pensión completa y golf además de un viaje de ida y vuelta en tren en primera clase a San Francisco costaba 145,75 dólares (unos 140 euros).

Lago Minnewanka

Al noroeste de Banff, sigue la vuelta de ocho kilómetros que hace la carretera hacia el lago Minnewanka, un inmenso lago (que parece un fiordo) rodeado de enormes picos. Explora lo que queda de Bankhead, una vieja ciudad minera donde se extraía carbón. Después dirígete al norte por la carretera Bow Valley Parkway (carretera 1A). Una ruta más lenta y tranquila que la transcanadiense 1 también te llevará a Lake Louise aproximadamente en una hora y te ofrecerá mejores vistas de las montañas y mejores oportunidades de ver alces, ciervos, coyotes y osos.

Cañón Johnston

A lo largo del camino, sube al Cañón Johnston (25 kilómetros al noroeste de Banff), un abismo estrecho de limo con dos cataratas estruendosas. Aunque abarrotado, merece la pena recorrer el espectacular camino de 2,7 kilómetros que gira bruscamente por pasarelas atornilladas a los acantilados sobre las rápidas aguas. Deléitate con las cataratas inmensamente poderosas, en medio de la explosión y pulverización, del ruido del agua blanca al destriparse, chocar y estallar.

Lago Louise

Para llegar al lago Louise sigue la carretera 1A, pasa la aldea Lake Louise, cruza el río y sube a través del bosque empinado subalpino hasta las zonas de aparcamiento bajo el hotel Fairmont Chateau Lake Louise (tel. +1 (403) 522 3511), un enorme edificio amurallado de color crema en la orilla este. Curiosea el vestíbulo, después sal y deambula por la deslumbrante orilla. El lago en sí se extiende entre los picos altos y protuberantes hasta la pared abrupta de la cubierta glaciar del monte Victoria, que se eleva hasta los 3464 metros. Toma el camino de la orilla hasta el final del lago y vuelve (5 kilómetros), o sube hasta la casa de té de la Llanura de los Seis Glaciares (5,5 kilómetros). Sigue el atajo hasta el lago Moraine, una joya turquesa luminiscente ubicada debajo de una larga serie de cumbres derruidas que forman el valle de los Diez Picos.

Centro de visitantes de Lake Louise

De vuelta a la ciudad, haz una parada en el Centro de Visitantes de Lake Louise (tel. +1 (403) 522 3833) para un resumen geológico de las Rocosas Canadienses. Vuelve atrás y encontrarás el comienzo de Bow River Loop, un sendero educativo y para practicar deportes de 7 kilómetros. Para una vista de tribuna a los picos cubiertos por glaciares, deslízate hasta los laterales del monte Whitehorn en el Lake Louise Sightseeing Lift & Gondola (tel. +1 (403) 522 3555; de mayo a septiembre; de pago).

Camino de los Campos de Hielo

Para mucha gente es difícil marcharse de Lake Louise, pero al norte nos espera una parte increíble del país que se extiende a lo largo de la carretera de los Campos de Hielo (carretera 83). Nombrada así por los Campos de Hielo de Columbia y el grupo de glaciares visibles a lo largo de la ruta, estas hendiduras de la carretera se extienden a lo largo de 227 kilómetros, pasando a lo través de valles boscosos con ríos rodeados por paredes de picos deslumbrantes. Los conductores se encuentran con frecuencia con alces, alces americanos, muflones, cabras montesas, osos negros y grizzlies, lobos o renos. Después de 34 kilómetros de bosques y peñascos, detente junto al lago Bow para disfrutar de una buena vista del glaciar Crowfoot en los escabrosos acantilados de la montaña Crowfoot. Desde el final norte del lago, puedes distinguir las cascadas del glaciar Bow, una cascada con una brusca caída de cerca de 120 metros. Un camino de 4,7 kilómetros te lleva hasta su base.

Cañón Mistaya

En la cima de Bow, sigue la carretera hacia el oeste y pasea hacia el mirador del lago Peyto, que nos muestra las cremosas aguas azules del lago, de origen glaciar, y el amplio valle boscoso del río Mistaya. Continúa más allá de los lagos de Waterfowl, y camina hasta el cañón de Mistaya, una fisura sinuosa tan estrecha y profunda que puede que tengas dificultades para ver el agua que circula por ella.

Saskatchewan River Crossing

En Saskatchewan River Crossing toma el pedregoso lecho del río North Saskatchewan y comienza una subida hacia las zonas alpinas sin árboles. No muy lejos del muro Weeping (la húmeda cumbre de caliza a la derecha), la carretera hace una curva cerrada y comienza a ascender. Mientras rodeas el flanco norte, considera escalar hasta la cresta Parker, una escalada razonable, para obtener una vista panorámica del glaciar Saskatchewan, al borde del vasto campo de hielo de Columbia.

Entrada en el Parque Nacional Jasper

Pronto cruzarás el Paso de Sunwapta hacia el Parque Nacional Jasper (tel. +1 (780) 852 6176; de pago), descendiendo hasta la base del glaciar Athabasca, una gran rampa de hielo y nieve se inclina entre el monte Athabasca (a la izquierda) y el Snow Dome. Señales a lo largo de la carretera han recogido el ritmo de su retroceso durante los últimos cien años. Escala hasta el borde del glaciar, pero no te aventures en el hielo sin un guía cualificado: las cavidades son profundas y ha habido muertes en ellas.

Centro de los Campos de Hielo de Columbia

A lo largo de la autopista, aprende acerca del funcionamiento de los glaciares en el Centro de los Campos de Hielo de Columbia. (tel. 877 423 7433; www.columbiaicefield.com), un complejo con multitud de actividades donde puedes comer algo, reservar una excursión por el glaciar en un Ice Explorer (un vehículo todoterreno), o visitar el mejor museo de historia natural de cualquier parque. Una enorme maqueta en tres dimensiones del campo de hielo de Columbia muestra claramente sus dimensiones (259 kilómetros cuadrados) y sus tres drenajes de agua (ártico, atlántico y pacífico). Otras exposiciones muestran la vida salvaje de las zonas alpinas y explican cómo se forman los glaciares, cómo crecen y cómo retroceden.

Río Sunwapta

Sigue el río Sunwapta en dirección noroeste mientras se precipita dentro del bosque y cobra fuerzas gracias a los innumerables arroyos y cascadas procedentes de la cordillera Winston Churchill al oeste. Echa una ojeada en los acantilados en las cataratas Sunwapta, un gran estallido de agua, después continúa por el río Athabasca hasta las montañas Fryatt, Brussels y los miradores de Christie. Con una lengua de materiales minerales a ambos lados de la carretera, el cercano mirador de Goats y Glaciers es uno de los puntos de vista más fiables para avistar cabras de las Rocosas. A continuación, introdúcete en la autopista 93 y apéate en las cataratas de Athabasca, normalmente repletas de gente y por un buen motivo. Aquí, las aguas azules del río, pasan por un embudo y se precipitan en un abismo rompiendo en cremosas plumas blancas de agua con el monte Kerkeslin de fondo. Varios kilómetros más al norte, toma el lento recorrido (14 kilómetros) hasta la base del monte Edith Cavell, un muro enorme de roca gris oscuro y nieve que asciende casi 1600 metros en vertical desde la zona de aparcamiento. El glaciar Angel se derrama por los acantilados como una enorme catarata petrificada, y dos pistas en curva nos hacen señas para que nos acerquemos.

Jasper

A continuación nos dirigimos a la parte homóloga de Banff en el norte, Jasper (tel. +1 (780) 852 3858), un ferrocarril de principios de siglo y un resort a lo largo del río Athabasca con vistas a las cordilleras. Pequeños lagos –algunos lo suficientemente templados como para darse un chapuzón– puntúan el suelo del valle, y hay también senderos para caminar y dar vueltas en bicicleta.

Tranvía en Jasper

Para tener una vista aérea, súbete en el tranvía de Jasper (al sur del pueblo por la autopista 93; tel. +1 (780) 852 3093; de abril a octubre; de pago) que se eleva sobre la cara norte de las montañas Whistlers, y se adentra a poca distancia de la cima entre flores salvajes. Jasper se encuentra 1311 metros más abajo, el campo de hielo de Columbia brilla al sur, y puede que veas una pizca del monte Robson al oeste. Las vistan pueden dejarte sin palabras.

Cañón Maligne

Al suroeste del pueblo, el cañón Maligne (siguiendo las señales de la transcanadiense 16) corta el suelo del bosque en una profunda grieta serpenteante por donde pasa el río Maligne. Este transcurre formando estanques, cambiando de dirección y precipitándose dentro de hoyos, huecos, y rozando pulidas paredes de roca caliza. Pasa el rato allí o escala a lo largo de la orilla, después continúa junto al río pasando el lago Medicine hasta el lago Maligne, el más grande (22 kilómetros) y profundo (97 metros) de la región. Reserva un crucero de 90 minutos (Maligne Tours; tel. +1 (780) 852 3370; de junio a septiembre; recomendado reservar; de pago) y deslízate por el angosto lago hasta los prominentes picos que coronan su orilla sur.

Parque provincial del monte Robson

Si queda tiempo, considera una escapada de medio día al parque provincial del monte Robson (88 kilómetros al oeste por la transcanadiense 16; tel. +1 (255) 566 4325) para ver el monte Robson, de 3954 metros a altura, el pico más alto de las Rocosas Canadienses. Sorprendente incluso si ya estás harto de tanta montaña.

Kit de carretera

La mejor época para conducir por esta ruta de montaña es entre junio y septiembre. Para conocer las previsiones meteorológicas locales visita www.weatheroffice.gc.ca. Para información general sobre Banff visita www.pc.gc.ca/pn-np/ab/banff/index_e.asp; para información general sobre Jasper visita www.pc.gc.ca/pn-np/ab/jasper/index_e.asp. No esperes encontrar plazas de camping en Banff o Jasper más tarde de las 4 p.m. Se aconseja reservar (tel. 877 737 3783; www.pccamping.ca). Deberías vitar los sitios más populares antes de las 10 a.m. o a principios de la tarde para evitar multitudes.

 

Texto de Thomas Schmidt, adaptación de las Guías de National Geographic para conducir por América: Canadá (1ª edición).

Seguir leyendo