None
En su trato con los machos rivales, los leones dominantes tienen que ser brutales y valerse de todos los medios a su alcance para aplastar a los aspirantes a su trono. No se trata de actos de violencia aleatorios, sino de un comportamiento vital para garantizar la transmisión de su material genético.