En un rincón remoto del Serengueti, una manada de leones llamada Vumbi pelea contra el calor, la escasez de agua y comida, y un peligroso grupo rival. Es un paisaje difícil e implacable, no solo para los leones, sino también para los fotógrafos que intentan inmortalizar su historia.