El gran archipiélago japonés, con su paisaje volcánico que abarca desde el sur más tropical hasta el norte subártico, disfruta de una fauna muy diversa más allá de las grandes ciudades: desde la hermosa y poco común grulla de Manchuria y el misterioso serau japonés, hasta los osos asiáticos y las monstruosas salamandras de un metro y medio.