12+
Uno de los secretos mejor guardados de la Segunda Guerra Mundial fue el plan japonés de bombardear el Canal de Panamá con un arma secreta innovadora diferente a todas las que poseía el enemigo: un inmenso submarino portaaviones capaz de recorrer el mundo entero para transportar los letales bombarderos hasta objetivos en tierra.