El aislamiento político de Cuba a lo largo de los últimos cincuenta años ha dado como resultado la aparición de una reserva marina sorprendente: un inmenso sistema de intrincados arrecifes conocido como los Jardines de la Reina. En su día fue el lugar de buceo predilecto y privado de Fidel Castro, y el inmaculado entorno subacuático se conserva intacto. Sin embargo, con la mejoría de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, ¿cuánto tiempo sobrevivirá este paraíso?