La noche del 20 de abril de 2010 se recibió una llamada de socorro que informaba de que se había producido una explosión en la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. La plataforma, situada a unos 75 kilómetros de la costa de Lousiana, en el Golfo de México, estaba envuelta en llamas.