Lo conocían como «el lugar donde Noé dejó su arca»: cuatro mil kilómetros cuadrados de fértiles llanuras aluviales en el centro de Mozambique, abarrotadas de animales salvajes. Pero los quince años de guerra civil han pasado factura: muchas especies estuvieron a punto de extinguirse por culpa de la caza.