En el corazón del Amazonas, un lago sin cartografiar surge durante la estación seca, cuando las aguas retroceden. Se rumorea que en esta guarida secreta se reúnen reptiles que han cambiado muy poco desde la época de los dinosaurios.