El depredador alfa del Ártico, el oso polar, está en peligro. ¿Qué va a ser de este gigante de los hielos cuando ya no quede hielo? Se ve obligado a emprender una migración épica, y ha de soportar un duro verano en tierra, casi muerto de hambre.