Los animales pelean por muchas razones, pero casi nunca pelean sin una buena razón. Algunos motivos son defender su territorio, conseguir comida o atraer una pareja, y cada especie tiene sus propias armas y normas de combate. Para todos los animales, por muy grandes o pequeños que sean, la vida puede ser una lucha, y habiendo tantas posibles razones para enfrentarse, para algunos la vida es una batalla interminable