Desde el corazón de Borneo fluye el río Kinabatangan, rebosante de vida. Desde su nacimiento en las montañas hasta su desembocadura en el mar, el Kinabatangan está flanqueado por selvas llenas de magia y misterio.