Nos adentramos en el corazón y el alma del salvaje oeste americano. Desde los picos de las montañas rocosas a las dunas de arena luminosas del desierto de Mojave y la majestuosidad de la costa dorada de California, el oeste de Estados Unidos ha atraído a innumerables exploradores. Pero sólo los colonos más fuertes sobrevivieron el paso hacia el oeste.