El libro de la selva, de Kipling, cobra vida gracias al largo viaje que un tigre de Bengala macho emprende a través de las tierras más salvajes y temibles de la India. El tigre atraviesa esta gran extensión de terreno para buscar una pareja adecuada y para conservar sus dominios. Por el camino se tropieza con distintos personajes, como una manada de elefantes, un perezoso y una pitón.