Animales

En este santuario, leones y tigres rescatados aprenden a cazar de nuevo

En un santuario de grandes felinos en los Países Bajos, los rescatadores de animales han diseñado un sistema singular que ayuda a los felinos a recordar sus instintos salvajes.Thursday, November 9, 2017

Por Sarah Gibbens

Cuando se rescata a gatos domésticos, van a refugios de animales locales que trabajan para encontrarles un nuevo hogar. En cambio, cuando se rescata a grandes felinos como leones y tigres, su camino hasta un nuevo hogar es mucho más salvaje.

Un centro de rescate cerca de Ámsterdam, llamado Lion Center, trabaja para que  los grandes felinos puedan volver a la naturaleza ayudándoles a practicar la caza, una de sus conductas más instintivas.

Desde 2015, el centro ha estado empleando un sistema de poleas para mover la carne sobre el recinto de los leones. El vídeo grabado dentro del centro muestra un trozo de carne colgado frente a un león. A medida que el león se mueve hacia él, una polea mueve la carne por el recinto, haciendo que el león tenga que perseguirla.

Un trabajador del centro se coloca justo detrás del recinto, sin que el león lo vea, con un joystick con el que controla este sistema de alimentación. Según la web del Lion Center, llevó tres años desarrollar este sistema. Se tuvieron en cuenta una serie de requisitos cuando lo construyeron: por ejemplo, el operador necesitaba poder ajustar la velocidad, la altura y la duración de la sesión de caza con intervalos aleatorios.

«La mayoría de los felinos son muy inteligentes. En cuanto se dan cuenta de que su presa corre por el mismo camino, dejan de perseguirla y simplemente esperan a que vuelva a pasarles por delante», escribieron en la web del centro.

El centro acoge a unos 20 felinos, entre ellos leones, tigres, panteras, pumas y linces.

Para algunos de ellos, esta es la primera vez que persiguen a sus presas en lugar de ser alimentados directamente. El centro rescata leones maltratados por propietarios privados que tienen mascotas trofeo o de circos que ya no pueden permitirse alimentar a un gran felino, que puede consumir hasta 9 kilogramos de carne al día.

Un futuro para los felinos

Los felinos que acaban en el centro probablemente nunca tengan la posibilidad de regresar a la naturaleza. En su lugar, se les envía a reservas naturales cerradas en Sudáfrica o Tailandia.

Ayudar a un gran felino cautivo a volver a la naturaleza va mucho más allá de hacer que se acostumbren a cazar de nuevo, según Kathleen Alexander, profesora en Virginia Tech que ha trabajado con carnívoros en cautividad. Según ella, la caza es un comportamiento muy instintivo en animales como los leones y los tigres, por lo que no necesitan enseñárselo. Lo compara con la reacción de un gato doméstico cuando ve un hilo que se mueve.

«Se aburren», afirma Alexander. El aburrimiento en los animales cautivos puede afectar gravemente a su calidad de vida.

«Empiezan a dar vueltas y desarrollan algo que se conoce como comportamiento “supersticioso”. Incluso en recintos grandes carecen de los mismos estímulos que tendrían en estado salvaje», explica.

En la naturaleza, la búsqueda de alimentos requiere una gran parte del tiempo del felino, pero en cautividad se vuelven apáticos cuando esperan que simplemente tiren la comida en sus recintos. Además de mitigar el aburrimiento de los felinos, el centro afirma que el simulador de caza mejora la salud tanto mental como física de estos.

Ayudar a los animales a cazar estimula algunos de sus comportamientos salvajes perdidos, aunque se necesita mucho más que instintos de caza para poder regresar a la naturaleza.

Para prosperar con éxito en un entorno natural, los leones «necesitan su manada para sobrevivir», afirma Alexander. «No saben cómo lidiar con otros depredadores o cómo evitar a las personas, y si los animales están acostumbrados a las personas, suelen ser muy peligrosos».

Los animales como los tigres, sin embargo, tienden a estar más aislados ya que solo buscan a otros tigres para reproducirse. Dadas las condiciones adecuadas, según Alexander, sería posible que un tigre fuera reintroducido en la naturaleza.

Los grandes felinos del centro podrían no regresar jamás a un entorno natural, pero el centro espera que, reintroduciendo poco a poco sus instintos salvajes, puedan acercarse a un medio natural tanto como sea posible.

Noticia relacionada: En esta cafetería neoyorkina, las ratas cuidan de los gatitos

Seguir leyendo