Animales

Estos cachorros de león han contraído una enfermedad paralizante

Esta enfermedad, provocada por una deficiencia mineral, suele afectar al ganado bovino y caprino.jueves, 12 de abril de 2018

Por Elaina Zachos - National Geographic

En 2016, cuatro cachorros de león en Sabi Sands, Sudáfrica, una reserva de caza privada que linda con el parque nacional de Kruger, cayeron enfermos misteriosamente. Según los expertos, los cachorros estaban debilitándose y marchitándose. Poco a poco, perdieron la capacidad de mover sus patas traseras y tenían que arrastrarse usando las patas delanteras para poder desplazarse.

Esta invalidez pronto se convirtió en una parálisis total en los cuartos traseros, inmovilizando a los cachorros y haciendo que moverse fuera imposible.

Dos de los cachorros a los que supervisaron los veterinarios murieron, aunque no los otros dos. Más adelante se supo que dos leonas adultas mostraban síntomas de letargo similares casi al mismo tiempo y es posible que otros leones de la zona hayan enfermado.

A los veterinarios les sorprendió la enfermedad de los animales. ¿Cómo podían los cachorros estar perfectamente un día, y al siguiente estar paralizados sin explicación obvia? Tras más análisis, descubrieron que los leones podrían padecer la denominada enfermedad del músculo blanco.

La causa de esta enfermedad, que normalmente se observa en ganado como ovejas, vacas y cabras, es una deficiencia mineral que afecta a los músculos y que puede provocar parálisis y fallo cardíaco, la causa de la muerte de dos de los cachorros.

«Es interesante la forma en que aparece la enfermedad», afirma el veterinario Joel Alves, que estudió a los cachorros enfermos. «Nunca había visto nada como esto en mi país».

Dos años después, todavía quedan dudas. Para empezar, es difícil saber si los cachorros padecían la enfermedad del músculo blanco, ya que podría ser el primer caso conocido observado en leones. ¿Cómo contrajeron esta enfermedad si normalmente solo se observa en ganado doméstico? Y si la enfermedad apareciera de nuevo en Sabi Sands, ¿cómo la tratarían, si pudieran hacerlo a tiempo? Las imágenes y los detalles a las que recientemente ha podido acceder National Geographic podrían ayudar a responder a algunas de estas preguntas.

Un caso curioso

Tras la muerte de dos de los cachorros, la veterinaria Zoe Glyphis llevó a cabo necropsias de los cadáveres y extrajo muestras de tejido para enviarlas a un laboratorio de patología. Los investigadores del laboratorio examinaron a los especímenes al microscopio y descubrieron indicios de lo que, según ellos, podría ser la enfermedad del músculo blanco.

El nombre de la enfermedad se debe a las marcas que deja en los músculos de los animales infectados, que están veteados de células muertas y calcificación. Normalmente se observa en ganado con déficit de vitamina E y selenio en sus sistemas debido a una alimentación deficiente. Al ser antioxidantes naturales, previenen la muerte celular que puede provocar la enfermedad, así como la parálisis y el fallo cardíaco asociados a la misma.

Como los animales más jóvenes tienen metabolismos más rápidos que oxidan más rápido, las crías suelen verse afectadas por la enfermedad del músculo blanco más fácilmente que sus progenitores. Aunque dos leonas en la zona enfermaron, ambas sobrevivieron, así como dos de los cachorros, según Jamie Paterson, guía de safari para la empresa WildEarth. Paterson observó el brote de la enfermedad en los leones y añade que no todos los cachorros afectados no son de la misma camada.

Pero ¿cómo contrajeron los leones, una especie de gran felino, una enfermedad que, hasta ahora, solo ha afectado a las presas? Alves dice que los leones exhibieron síntomas poco después de consumir carne de búfalo.

«Sin embargo, estos búfalos estaban demacrados por una sequía prolongada», explica en un email James Hendry, otro guía de safaris de WildEarth. «La conclusión lógica es que los búfalos no comieron lo suficiente comida de buena calidad que les aportara vitamina E y selenio, y esta deficiencia se transmitió a los leones que se alimentaron de su carne».

Los veterinarios no pueden determinar si la enfermedad del músculo blanco es la única explicación para la enfermedad de los leones, ya que es un caso pequeño que nunca se había observado en esta especie. Pero es probable. Se descartaron la rabia, el moquillo y las infecciones bacterianas durante los análisis. Alves dice que el estado letárgico de los animales podría ser el resultado de una infección vírica, pero sin muestras de tejido recientes, no puede confirmarse esta teoría.

«Nadie puede decir con certeza qué es o no posible. Es un proceso de enfermedad muy poco descrito», afirma Alves. «No tenemos un diagnóstico al 100 por 100 para confirmarlo».

Lo que sí es seguro, según dice Alves, es que «si la sequía continúa en el país, sabemos que los leones en épocas de estrés nutricional suelen alimentarse sobre todo de búfalos». Con un estrés medioambiental continuo en Sudáfrica, es posible que esta misteriosa enfermedad reaparezca en el futuro.

Seguir leyendo