A Lucy le encantan los animales más raros, feos y menos queridos. Para Lucy los animales no considerados bonitos son aquellos que merecen nuestra atención, estudio y protección. Como ella dice, esta es una cruzada contra la “tiranía de lo adorable”.