En África existe un lugar en el que el rey de las bestias tiene que compartir su corona con un gigante. Su campo de batalla es un río que lleva cada vez menos agua, y en el que un cachorrito se ve atrapado en medio de la contienda. Con la llegada de la estación seca comienza una brutal guerra por el territorio entre los leones y los hipopótamos.