El Parque Nacional Bandhavgarh, que en su día fue un coto de caza de los Maharajás de la India, es actualmente uno de los más importantes de entre los hábitats naturales del tigre que se conservan en Asia. Dentro del parque, un palacio abandonado alberga una próspera población formada por tigres, murciélagos y monos que comparten sus dominios con un solitario sacerdote.