Mientras los científicos tratan de hacer previsiones sobre las posibles consecuencias de un gran deshielo, James Balog, fotógrafo de reconocido prestigio internacional, lo arriesga todo para captar el fenómeno con su cámara.