Sudáfrica tiene una sólida historia de obras de ingeniería, que abarca desde la construcción de las minas de oro más profundas del mundo hasta plantas eléctricas de combustibles fósiles ganadoras de varios premios. Los ingenieros sudafricanos tienen fama de hábiles e innovadores.