Boyas científicas sumergidas en el abismo de la costa de la Riviera francesa nos permiten hacer por primera vez un estudio científico detallado de los más grandes peces óseos en el mundo, el pez remo gigante, la criatura detrás del mito de la serpiente de mar.