None
Sobresaliendo hacia el sur desde el extremo oriental de Rusia se encuentra una península aislada y montañosa donde los volcanes, géiseres y burbujeantes aguas termales crean el humo, vapor y fuego que prevalece en este lugar helado y remoto. Esta tierra dura y hermosa es el hogar de una de la mayor población de osos pardos en el mundo. Millones de salmones nadan en sus arroyos mientras las águilas pescadoras se elevan por encima de todo lo que hacen de Kamchatka un edén vivo.