None
La manada del pantano está doblegada desde que los cazadores furtivos abatieron a su poderoso rey, dejando indefensas a tres madres con sus cachorros en uno de los territorios más duros para los leones africanos. Los pantanos de Busanga son un auténtico cenagal incluso durante la estación seca. Cazar en aguas tan altas es prácticamente imposible, y peligrosos hipopótamos y cocodrilos merodean sin cesar por las zonas inundadas.