None
El Amazonas cuenta con la mayor biodiversidad del planeta, pero lo que hay en sus aguas sorprende de verdad. En sus ríos profundos y fangosos viven los peces más extraños, con formas curiosas y algunas de las adaptaciones más raras del planeta. Usando la electricidad, estos superpeces pueden comunicarse, controlarse unos a otros a distancia, y emitir descargas que pueden hacer que el corazón de una persona se detenga.