Los animales que reptan, se arrastran, los que zumban o tienen un exoesqueleto, podrían curar alguna enfermedad de las que tienen en jaque a la medicina moderna. Les invitamos a analizar las propiedades curativas desconocidas de animales que, a pesar de su aspecto desagradable, podrían ser tremendamente útiles.