Basado en el libro de Bill O’Reilly Killing Reagan, contamos cómo tan solo dos meses después de ser elegido, Ronald Reagan estuvo a punto de morir a causa de un disparo que pasó a pocos centímetros de su corazón. Su recuperación fue sorprendente, o eso pareció. En realidad, Reagan quedó gravemente herido, y se vio obligado a afrontar un reto al que pocas personas se tienen que enfrentar. ¿Cómo consiguió superar en silencio esa experiencia traumática, y al mismo tiempo seguir desempeñando sus tareas como el hombre más poderoso del mundo?