La Sagrada Familia, cuya forma es tan majestuosa como peculiar, es uno de los monumentos más visitados del mundo. Según datos de 2006, cuatro millones y medio de visitantes se adentran en la catedral en un año, y alrededor de 20 millones de turistas circulan por sus alrededores; lo que la convierte en el ícono más conocido de Barcelona y uno de los principales en España. Su construcción avanza a un ritmo frenético y se estima que podría terminarse en 2026, cien años después de la muerte de Gaudí. Será entonces la iglesia más alta del mundo, siendo 20 metros más alta que la Catedral de Ulm en Alemania. Una obra única. Esta fecha límite ejerce presión sobre todos los involucrados. No hay tiempo que perder, y no puede haber cabida a ningún error.