Después de la trágica muerte de su madre, la vieja matriarca, Mensah tiene que poner a salvo a la manada y a su joven cría. Es su única esperanza, y tendrá que guiarlos hasta las tierras donde siempre han acudido para alimentarse.