La migración de los ñus ofrece siempre una imagen imponente, con grandes números y depredadores al acecho. Pero esta es una historia personal: Neo realiza su primer ciclo migratorio, y lo acompañaremos en el esfuerzo por sobrevivir a su primer año. Hay mucho en juego, porque Neo se pierde cuando solo tiene cinco días. Después, lo veremos cojear por la llanura con las hienas acechando, y dado por muerto en el río, entre un montón de restos. Sus retos y sus triunfos nos dan una perspectiva íntima de uno de los mayores espectáculos de la naturaleza.