El mundo está repleto de depredadores, pero no todos son grandes y terribles. Ocultos entre las sombras, los pequeños asesinos pueden resultar igual de eficaces. Olvídate de los grandes depredadores, esos tan famosos que suelen ser el centro de atención. Te invitamos a observar a los más pequeños. Su instinto asesino está tan vivo como el que más.