Cerca del punto más meridional de África transcurre el río Breede, de aguas frías y duras. Recientemente, se han conocido varios casos de personas que han visto a un animal enorme en este río. A varios pescadores les han robado los peces de sus cañas, pero solo los cuerpos, las cabezas quedan intactas colgando del anzuelo.