Avances como el descubrimiento de un dinosaurio con plumas en China -y después cientos de ellos- o el desarrollo de un nuevo método revolucionario para descubrir el color original del animal partiendo de plumas fosilizadas están permitiendo a la ciencia mostrarnos cómo eran los dinosaurios en realidad, cómo se comportaban, y para qué servían sus plumas.