En África, ningún otro herbívoro es rival para el búfalo, con su fuerza bruta y su estrategia colectiva, forjada a lo largo de los milenios en una lucha evolutiva contra el mayor depredador. Durante la mayor parte del año, la manada resiste los implacables ataques de la manada de leones.