Para un hipopótamo macho dominante, su territorio es como su imperio. Durante el día es el rey indiscutible, y se muestra territorial y agresivo. Pero durante la noche, la oscuridad se hace con el mundo y los depredadores mandan. Para llegar hasta los pastos los hipopótamos tienen que abandonar la seguridad del río y enfrentarse a los carnívoros.