Estos animalitos peludos pueden parecer simpáticos, mansos, incluso dóciles. Las ardillas conviven con nosotros discretamente en un mundo de locos. Las vemos cruzar la calle, subir a nuestros árboles y detenerse a mascar una bellota en cualquier parque. Pero mejor olvida todo lo que creías saber sobre estas discretas vecinas. Y es que detrás de esta apariencia dócil se encuentra un animal súper potente lleno de agilidad, resistencia, inteligencia y supervivencia.