El norte de Australia es un territorio en el que el peligro y la belleza conviven. También es el lugar en el que trabaja Matt Wright, un piloto de helicópteros ahora reconvertido en experto en trasladar cocodrilos.