Viaje y Aventuras

Vuela en paramotor sobre las montañas Chugach y el glaciar Knik de Alaska

En un avión ultraligero, Chris Reynolds recorre los impresionantes paisajes de Alaska. Wednesday, April 18, 2018

Por Redacción National Geographic

El extremo occidental de las montañas Chugach, Alaska, llega hasta la ciudad de Anchorage. Ese acceso convierte a los picos en un paisaje atractivo para pilotos de paramotor como Chris Reynolds, que vive en la localidad cercana de Big Lake.

En un avión ultraligero, los pilotos pueden contemplar el contorno del terreno. A solo 80 kilómetros al este de Anchorage, el glaciar Knik se derrama desde la cordillera Chugach a lo largo de más de 40.000 hectáreas. Este glaciar se extiende a lo largo de 45 kilómetros a partir del pico de 4.000 metros de altura del monte Marcus Baker, el más alto de Chugach. El glaciar, formado en el Pleistoceno, está moviéndose colina abajo a menos de 0,00016 kilómetros por hora. Cada día se rompen icebergs del frente glaciar que alimentan el río Knik. Al igual que la mayoría de glaciares de la región, el Knik está perdiendo más hielo cada año del que pueden remplazar las precipitaciones. Pese a su proximidad a la ciudad, no se puede llegar al glaciar Knik por carretera. Pero no es un obstáculo si puedes ir por aire.

Seguir leyendo