La escarpada costa del estado más grande de Estados Unidos alberga la fauna más increíble de todo el país. Cuando llega el invierno, los animales aprovechan al máximo los escasos rayos de luz solar antes de que regrese la oscuridad. Esta es la historia de las criaturas que sufren esta dura realidad a lo largo de la costa de Alaska.