El nombre de Colombia evoca por sí solo ciertas sensaciones: exotismo, descontrol, peligro. Lo cierto es que a pesar de su tamaño, relativamente pequeño, Colombia es el segundo país con más diversidad de nuestro planeta. En él habitan aproximadamente el catorce por ciento de las especies.