Las enigmáticas islas Hébridas, en Escocia, han sido filmadas a lo largo de todo un año, para captar dramáticas escenas sin parangón de las distintas fuerzas de la naturaleza que nos ofrece este escenario de rocas y agua. Desde violentas tormentas invernales que destrozan rocas volcánicas hasta los dorados atardeceres de verano en las playas de arena, esta es la historia del ir y venir de la naturaleza en todo su esplendor.