¿Quién hubiera pensado que Venecia tiene sus propios arrecifes? El Tegnùe, situada en el extremo este de la laguna, es el hogar de una asombrosa diversidad de vida, desde esponjas y anémonas de mar a peces pipa garabatedos y a calamares. El propio Gran Canal es en realidad la desembocadura del río Brenta, descendiendo a 200 kms de los Alpes!