Descubierto el fósil de una enorme vaca marina extinta en una isla rusa

Aunque falta la cabeza, los huesos de este mamífero marino podrían desvelar más detalles sobre una especie poco conocida: la vaca marina de Steller.miércoles, 22 de noviembre de 2017

Descubiertos los restos de una vaca marina gigante extinta enterrados bajo una playa siberiana.
Descubiertos los restos de una vaca marina gigante extinta enterrados bajo una playa siberiana.
foto por Motherboard via Twitter (@motherboard)

Cuando Maria Shitova vio lo que parecían palos blancos sobresaliendo de la arena de una playa en Rusia, pensó que formaban parte de una valla artificial. Pero en lugar de desenterrar una estructura, horas más tarde su equipo de investigación había exhumado el esqueleto casi completo de una gigantesca vaca marina.

El equipo solo tuvo que cavar menos de 90 centímetros en las remotas islas Komandorski en la reserva natural de Komandorski, Rusia, hasta encontrar los restos de una criatura extinta de 5 metros de longitud. Al espécimen de 10 toneladas le falta el cráneo y varios huesos, pero tiene 45 vértebras, 27 costillas y la escápula izquierda. Según las autoridades de la reserva, el esqueleto, en buen estado de conservación, se expondrá en un centro de visitantes.

«Esta es la única vaca marina que hemos encontrado intacta in situ», explica Lorelei Crerar, profesora de la Universidad George Mason autora de un estudio sobre vacas marinas en 2014. «Solo tenemos este registro de este animal, eso es todo».

En 1987 se descubrió un espécimen de casi 3 metros de largo en la isla de Bering, pero desde entonces ha sido desmontado. Ayer, el periódico The Guardian informó de que el Museo finlandés de Historia Natural posee uno de los esqueletos más completos de vaca marina.

Más descubrimientos: Hallados en Rusia los restos congelados de un cachorro de león de las cavernas

Este dibujo muestra una vaca marina de Steller viva.
Este dibujo muestra una vaca marina de Steller viva.
foto por Biodiversity Heritage Library (CC BY), Creative Commons

Crerar tiene la esperanza de que la cabeza del fósil esté en algún lugar de la zona y de que pueda ser desenterrada en futuras excavaciones. Cuando Georg Steller, el explorador alemán que descubrió a las criaturas en 1741, regresó de la segunda expedición de Kamchatka, tuvo que dejar atrás un cadáver de vaca marina. Crerar afirma que este esqueleto podría ser ese animal abandonado.

Las vacas marinas de Steller, de 6 metros y estrechamente relacionadas con otros mamíferos como los dugongos o los manatíes, empezaron a vivir en las aguas entre Rusia y Alaska hace unos 11.700 años. Según Steller, respiraban aire, nunca se sumergían y podrían haberse desplazado por tierra. En lugar de dientes, estas criaturas de cola ahorquillada se alimentaban de algas marinas y kelp con un labio superior con cerdas blancas y dos láminas bucales de queratina. Eran monógamas, sociales y lamentaban las muertes de sus compañeras.

Galería relacionada:

«Cuando atrapábamos a una hembra, el macho, tras intentar liberar con todas sus fuerzas a su pareja capturada y en vano, la seguía casi hasta la orilla, aunque le dábamos muchos golpes», describió un explorador que cazaba vacas marinas en 1751. «Cuando llegamos al día siguiente por la mañana temprano para cortar la carne y llevarla a casa, descubrimos que el macho todavía esperaba cerca de su compañera».

En un momento dado, se estimaba que quedaban unas 2.000 vacas marinas en el océano Ártico. Sin embargo, los animales se extinguieron en 1768, 27 años después de ser descubiertos. Además de estudiar a la especie, Steller y su equipo cazaron a los animales y llegaron a matar entre 10 y 20 ejemplares por su carne, según Crerar. Aparentemente, la capa de grasa de 10 centímetros de los amables gigantes sabía a aceite de almendras y podía alimentar a 33 personas durante un mes.

«Con suerte, se publicará algo más de información», afirma Crerar. «Esta es una familia de animales que en un momento dado fue enorme y que acabó desapareciendo».

Noticia relacionada: Los manatíes inspiraron las leyendas sobre sirenas

 

Seguir leyendo