Cómo se hizo viral esta fotografía de un tiburón blanco

Un fotógrafo saca una foto que lanza su carrera, pero a continuación esta imagen adquiere vida propia.miércoles, 18 de julio de 2018

Por Alexa Keefe - National Geographic
Fotografías de Thomas P. Peschak
Al fotógrafo Tom Peschak le quedaban tres fotografías en su carrete cuando sacó la imagen que había estado esperando: un tiburón blanco salió a la superficie tras el kayak del investigador Trey Snow. «En lugar del científico buscando al tiburón, el tiburón estaba buscando al científico», afirma Peschak.
Al fotógrafo Tom Peschak le quedaban tres fotografías en su carrete cuando sacó la imagen que había estado esperando: un tiburón blanco salió a la superficie tras el kayak del investigador Trey Snow. «En lugar del científico buscando al tiburón, el tiburón estaba buscando al científico», afirma Peschak.
foto por Thomas P. Peschak
Disfruta esta semana del #SharkFest con nueve documentales de estreno sobre tiburones, todos los días a partir de las 18:00 en Nat Geo WILD.

Durante el huracán Harvey de 2017, se subió a Twitter una fotografía de un tiburón nadando por una calle inundada de Houston que tuvo miles de retuits. En esa época, el fotógrafo de National Geographic Thomas Peschak recibió un email con las palabras: «Adivina quién ha vuelto».

Peschak conoce bien a ese tiburón blanco. Lo fotografió hace 15 años cuando seguía al científico Trey Snow en un kayak amarillo brillante por la costa sudafricana. Desde entonces, la gente ha photoshopeado el tiburón para crear escenas terroríficas falsas.

Como muchas fotografías que captan nuestra atención, la foto original de Peschak del tiburón era el resultado de una combinación de ingenio, paciencia y suerte.

En 2003, el científico marino Michael Scholl, del White Shark Trust, había alertado a Peschak sobre un número inusual de tiburones que rondaba la costa más meridional de Sudáfrica.

Este par intentó seguir a los tiburones en un barco de investigación, pero descubrieron que el ruido del motor alteraba el comportamiento de los tiburones. Entonces, Peschak tuvo una idea. Hacía poco, había comprado un kayak de mar, que sería menos perturbador para los peces. ¿Por qué no intentar rastrearlos así?

«Como era mi idea, tuve que ir primero», afirma.

El lugar adecuado, el momento adecuado

Funcionó. «Con un GPS montado en el kayak, pudimos seguir al tiburón hasta aguas poco profundas y observar su comportamiento natural», afirma Peschak. «Cuando ocurrió, el fotógrafo en mi interior se despertó de nuevo».

Un rollo de película fotográfica revelado muestra los momentos previos a la imagen que sacó el fotógrafo Tom Peschak y a la que se refiere como «la fotografía definitiva del científico de tiburones».
Un rollo de película fotográfica revelado muestra los momentos previos a la imagen que sacó el fotógrafo Tom Peschak y a la que se refiere como «la fotografía definitiva del científico de tiburones».
foto por Thomas P. Peschak

Pasó los meses siguientes en el barco de investigación, aguardando condiciones más tranquilas para volver a sacar el kayak.

Cuando llegó ese día, Peschak estaba preparado. Desde su posición estratégica, se situó en el puente volante del barco y observó pacientemente mientras Scholl seguía a los tiburones en la Haaibaai, «bahía del tiburón» en afrikáans. Una escena bonita, pero a él no le convencía.

«De repente, aparece un tiburón tras el kayak y se eleva en la columna de agua rápidamente», cuenta. «Me quedan solo cinco o seis fotos en el carrete. Mientras la aleta dorsal atraviesa la superficie, el científico del kayak mira hacia atrás, y disparo».

«En lugar de un científico buscando al tiburón, el tiburón estaba buscando al científico, algo mucho más irresistible. A veces, las mejores imágenes son las que no planeas».

Un tiburón viral

La fotografía, publicada primero en revistas y periódicos sudafricanos, enseguida tuvo eco entre el público.

«Recibí 100.000 visitas en mi web en las primeras 24 horas, algo que en 2003 era viral», dice riendo. «No esperaba que todo el mundo pensara que era falsa».

Aparecieron teorías conspiratorias en foros de Internet, donde la gente analizaba en sus comentarios desde el ángulo de las sombras hasta las ondas a cada lado del tiburón para determinar si había sido clonado o no. En última instancia, esa atención fue una maldición y una bendición.

La imagen puso a Peschak en el mapa como fotógrafo, pero en lugar de mostrar a la gente la majestuosidad de los tiburones, lo único de lo que se hablaba era de si era demasiado impresionante para ser real.

«Durante un tiempo, me llevaba la diapositiva original a las entrevistas con medios de comunicación a modo de prueba», explica.

No pasó por alto esa ironía cuando el tiburón empezó a aparecer en varios sitios de Internet pocos años después, en las calles de una ciudad puertorriqueña tras la tormenta tropical Irene en 2011, nadando por un centro comercial en Kuwait tras la explosión de un acuario y sembrando el pánico entre los habitantes de Houston.

En el caso del huracán Harvey, fue la comunidad de fans de Peschak quien le alertó. Cada vez que descubren una nueva fotografía falsa, «están más cabreados que yo», cuenta.

Disfruta esta semana del #SharkFest con nueve documentales de estreno sobre tiburones, todos los días a partir de las 18:00 en Nat Geo WILD.

 

Seguir leyendo