Quizá haya tiburón en tu protector solar

El aceite derivado del hígado de tiburón es un ingrediente habitual en los productos cosméticos y su demanda podría poner en peligro a los tiburones de aguas profundas.martes, 24 de julio de 2018

Por Annie Roth - National Geographic

Millones de raros tiburones de aguas profundas mueren cada año para sustentar una industria multimillonaria, pero ¿sabes cuál?

En regiones remotas del mundo, los pescadores atrapan a tiburones de las profundidades para obtener sus hígados. Los hígados de tiburón contienen un aceite conocido como escualeno, que suele utilizarse en protectores solares, pintalabios, lociones y otros productos cosméticos.

El escualeno, rico en ácidos grasos y antioxidantes, es un agente hidratante fundamental y su fuente varía según la marca. El escualeno puede extraerse de las olivas, el germen de trigo y otras plantas, pero obtenerlo de tiburones es más sencillo y mucho más barato, según los expertos.

Aunque el escualeno de los tiburones puede encontrarse en otros tipos de bienes de consumo, como los suplementos vitamínicos y las vacunas, hasta el 90 por ciento del escualeno de tiburón producido se vende a fabricantes de cosméticos, según un informe de 2012 publicado por BLOOM, una asociación francesa sin ánimo de lucro para la conservación de los océanos. En respuesta al aumento de la preocupación pública por la conservación de tiburones, muchas empresas occidentales han cambiado a escualeno procedente de fuentes vegetales, aunque su producción sea un 30 por ciento más cara.

Adriana Matsangou, portavoz de la empresa británico-holandesa Unilever, afirma que la empresa «obtiene todo el escualeno de fuentes vegetales para evitar abastecerse a partir de especies de tiburones».

De forma similar, el portavoz de L’Oréal Alexander Habib afirmó que la empresa francesa dejó de usar escualeno de tiburones hace 10 años y que, desde el cambio, L’Oréal ha «instaurado medidas estrictas para controlar el origen del escualeno de nuestros proveedores». 

Efectos desconocidos

Pero la industria cosmética global se abastece en gran medida de escualeno de tiburón y se desconoce el impacto de este sector pesquero sobre el equilibrio de la vida en las capas más bajas del océano, según explica David Ebert, director del Centro de Investigación de Tiburones del Pacífico en el Laboratorio Marino de Moss Landing.

«El problema es que no sabemos qué ocurre allí abajo», afirma Ebert. «Muchas pesquerías como estas operan en partes del mundo que, en cierto sentido, pasan desapercibidas».

De las 60 especies de tiburón que se pescan por su aceite, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica a 26, entre ellas el quelvacho negro, como vulnerables a la extinción.

Los tiburones ya sufren la presión de la industria alimenticia: cada año mueren en torno a 100 millones de tiburones de una amplia gama de especies, la mayoría para abastecer la demanda de sopa de aleta de tiburón en China.

Galería relacionada: El atlas de los tiburones en imágenes

Graves problemas

Los pescadores de escualeno buscan tiburones de aguas profundas —como quelvachos negros, tiburones peregrinos y tiburones vitamínicos— en particular porque tienen hígados muy aceitosos que les ayudan mantenerse a flote bajo la inmensa presión de las profundidades, según explica Ebert.

Añade que estos animales son especialmente vulnerables a la sobrepesca porque la mayoría son de crecimiento lento y se reproducen con poca frecuencia.

Los sectores pesqueros de escualeno, que operan principalmente en el Índico, el Atlántico sudoriental y el Pacífico occidental, también carecen de regulación de forma crónica, según un informe de 2011 publicado por la FAO.

Debido a la disponibilidad de otras fuentes, «es probable que la demanda de escualeno no sea tan grande como hace 50 años, pero no creo que nadie supervise lo que ocurre», afirma Ebert.

Organizaciones de conservación del océano como Oceana han instado a un aumento de la regulación de la pesca de escualeno, así como un aumento de las protecciones para los tiburones de aguas profundas. En 2006, la Unión Europea impuso limitaciones estrictas a la pesca de tiburones de aguas profundas en el Atlántico noreste, pero pocos países han seguido su ejemplo.

Ebert, que ha descubierto más de 20 nuevas especies de tiburones de aguas profundas a lo largo de las dos últimas décadas, teme que sin más protección «podamos generar una situación en la que perdamos especies de tiburones sin darnos cuenta».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en NationalGeographic.com.

Seguir leyendo