Seis tiburones extraordinarios de los que quizá nunca hayas oído hablar

Desde diminutos devoradores de plantas hasta enormes moradores del Ártico, estos tiburones son mucho más fascinantes que temibles.

Thursday, July 19, 2018,
Por Annie Roth - National Geographic

Disfruta esta semana del #SharkFest con nueve documentales de estreno sobre tiburones. Todos los días a partir de las 18:00 en Nat Geo WILD..

Cuando pensamos en tiburones, solemos imaginarnos al gran tiburón blanco o al tiburón martillo, pero estos populares depredadores representan una proporción diminuta de la diversidad mundial de escualos.

Existen más de 520 especies de tiburón y un quinto de ellas se ha descubierto en la última década. Es probable que nunca hayas oído hablar del tollo cigarro o del tiburón de Groenlandia, que vive en el Ártico, pero eso no significa que estas criaturas no merezcan tu atención.

Los tiburones no solo son hermosos —el fotógrafo Brian Skerry los describe como «una mezcla de gracia y fuerza que me atrae al mar una y otra vez—, sino que también necesitan nuestra ayuda. Según algunas estimaciones, cada año podrían morir 100 millones de tiburones de todo un abanico de especies, la mayoría para alimentar la demanda de sopa de aleta de tiburón en China, según los expertos. Históricamente, la mayoría de aletas han ido a parar al sur de China, donde la sopa es un popular plato en las bodas.

Te presentamos seis tiburones que no necesitan ser temibles para ser fascinantes.

Un tiburón cabeza de pala nada sobre las estructuras coralinas del Giant Ocean Tank del Acuario de Nueva Inglaterra.
Fotografía de Brian J. Skerry, National Geographic Creative

Tiburón cabeza de pala

El tiburón cabeza de pala tiene algo que no tiene ningún otro tiburón: gusto por los vegetales. Un equipo de científicos ha descubierto recientemente que las praderas marinas constituyen hasta el 50 por ciento de la dieta del tiburón cabeza de pala.

El cabeza de pala es el miembro más pequeño de la familia de los tiburones martillo y el único con cabeza redondeada en forma de pala. Estos peces habitan mares y estuarios poco profundos en las costas de Norteamérica y Sudamérica.

Un raro tiburón de Groenlandia grabado en el Ártico candiense
Una rara y longeva especie de tiburón ha sido grabada en las gélidas y profundas aguas de la costa de Nunavut, Canadá. Los tiburones de Groenlandia frecuentan las oscuras aguas del Ártico y el Atlántico norte. Aunque no se sabe mucho sobre la misteriosa especie, se cree que pueden vivir hasta 272 años. Son similares en tamaño a los tiburones blancos y forman parte de la familia de los tiburones dormilones por su naturaleza lenta. La investigación de esta especie está todavía en curso e imágenes como estas pueden ayudar a los científicos a entender a los esquivos tiburones.

Tiburón de Groenlandia

El tiburón de Groenlandia es el vertebrado más longevo, con una longevidad estimada de entre 300 y 500 años.

Los tiburones de Groenlandia habitan el Atlántico Norte y el Ártico, donde pasan la mayor parte del tiempo en la oscuridad, empleando su agudo sentido del olfato para alimentarse de carroña en el lecho marino. Los tejidos de estos moradores pelágicos tienen altos niveles de N-óxido de trimetilamina, lo que les permite soportar la inmensa presión de las profundidades.

El tiburón de Groenlandia, uno de los peces más grandes y lentos del mar, tiene un tamaño similar al tiburón blanco, con una media de 6,4 metros de largo y una tonelada de peso.

Un tiburón boquiancho se prepara para descender a las profundidades en la costa de California.
Fotografía de Biosphoto, Alamy

Tiburón boquiancho

Se sabe poco sobre estos colosales tiburones que se alimentan por filtración, ya que los científicos no han tenido demasiadas oportunidades de estudiarlos. Se han observado menos de 100 boquianchos desde el descubrimiento de la especie en 1976. Se cree que las esquivas criaturas habitan los rincones más profundos de los cuatro océanos y se alimentan exclusivamente de plancton.

El tiburón boquiancho más grande jamás observado era un macho de 5,5 metros de largo. Sin embargo, se cree que los tiburones boquianchos hembras son más grandes que los machos. Los tiburones boquianchos macho no alcanzan la madurez sexual hasta medir 4 metros de largo, mientras que las hembras no maduran hasta que miden casi 5 metros de largo, según el Museo de Historia Natural de Florida.

Un tiburón espinoso negro recorre un arrecife profundo en la costa de Costa Rica.
Fotografía de Brian J. Skerry, National Geographic Creative

Tiburón espinoso negro

El aspecto del tiburón espinoso negro es casi tan raro como su nombre. Este tiburón regordete y morador de las profundidades carece de aleta anal, pero posee dos aletas dorsales ubicadas en la punta de la cola. El tiburón espinoso negro hace honor a su nombre al estar cubierto de afilados dentículos dérmicos, o «escamas de tiburón», que sobresalen de su piel curtida como las espinas del tallo de una rosa. 

Los tiburones espinosos negros viven en muchas partes del océano Pacífico, como Japón, Taiwán y la costa oeste de Estados Unidos. Aunque estos tiburones viven a cientos —y en ocasiones a miles— de metros bajo la superficie, la pesca industrial todavía supone una amenaza para su supervivencia. Las flotas de pesca en aguas profundas —que usan redes de arrastre de fondo, redes de enmalle y palangres— suelen atrapar y matar tiburones espinosos negros por accidente.

Un tiburón cebra solitario inmóvil sobre el lecho arenoso de la reserva natural de las islas Al Dimaniyat esperando a que posibles presas pasen nadando.
Fotografía de Norbert Probst, imageBROKER/Alamy

Tiburón cebra

Quizá el tiburón cebra no sea el tiburón más rápido o inteligente, pero es sin duda uno de los más adorables. Los tiburones cebra nacen con franjas marrones y blancas ligeramente similares a las de sus tocayas. Una vez alcanza la madurez, las rayas son remplazadas por manchas marrones.

Alcanzando casi 2,5 metros de largo, los tiburones cebra se alimentan principalmente de moluscos que succionan de sus conchas a través de sus musculosas fauces.

Un tiburón mako nada en las aguas turquesas de la costa de la Isla Norte de Nueva Zelanda.
Fotografía de Brian J. Skerry, National Geographic Creative

Tiburón mako

El tiburón mako es el tiburón más rápido de los siete mares. En tramos cortos, el mako puede alcanzar velocidades de hasta 56 kilómetros por hora. Los tiburones mako, que viven en mares templados y tropicales de todo el planeta, usan su velocidad para emboscar a atunes, peces espada, calamares y otros tiburones. Los makos usan sus dientes irregulares para despedazar las aletas de sus presas, de forma que no pueden huir nadando.

Los mako también son de sangre caliente, un rasgo inusual entre los tiburones. Esto les permite aventurarse a profundidades y latitudes demasiado frías para otros tiburones.

Pero la especie no puede huir de la pesca deportiva y comercial, que la ha hecho cada vez menos frecuente, provocando que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la clasifique como vulnerable a la extinción.

Cada año, miles de tiburones mako se quedan atrapados en aparejos de pesca colocados para atrapar a especies más deseables. 

Seguir leyendo